La Llamaban ‘La Violada’: Una Historia Verdadera de Abuso Sexual Infantil en Nicaragua

Imagínese una niña de 11 años de edad quien va a la escuela a estudiar y juega con sus amigos en las tardes y los fines de semana. Habla, ríe, disfruta su tiempo y su vida en el mundo. Parece una niña como todas las demás. Pero su vida privada es una pesadilla de abuso sexual. No le dice nada a nadie al respecto. Se calla por su miedo y aprehensión porque su tío político poderoso es su violador. Ella fue violada por él desde que ella tenía 9 años.

Las violaciones no son lo peor que a ella le pasa.

Un día la niña se empieza a quejar que tenía un gran dolor de estómago. Su mamá le da remedios caseros como medicina natural que se toman para matar a los parásitos. No funcionan.

Una noche la niña no puede soportar el dolor y la mamá la lleva al centro de salud donde, después de un buen rato,  la enfermera regresa a la sala de esperar y le da la noticia a la madre de que la niña había parido un lindo bebé. La madre no sabe qué decir ni qué hacer porque su hija es sólo una niña chiquitica, no una mujer adulto.

Según psicóloga nicaragüense Armida Guadalupe Aráuz Ibarra, “la niña a partir de ese momento comenzó su calvario de revictimización, siendo además estigmatizada; ya no era la niña sino la mujer que debía cuidar a su hijo ser buena madre. No tenía derecho de jugar con las niñas de su edad, ni mucho menos asistir a la escuela. Su madre le castigaba por no saber como cuidar al bebé, trataba de alimentarlo con sus pechos que no tenía por más que hiciera el esfuerzo no resultaba.”

“Se fue alejando de sus amigas porque cuando salía a jugar, las demás niñas le expresaban que sus mamás les habían prohibido jugar con ella porque ya era una mujer completa. No continuó en la escuela.

Aquella niña alegre jugar que saltaba por el campo, perdió su identidad su nombre.”

“La llamaban la ‘violada.’ ‘La mujer’ ahora es ‘la loca.’”

“La muda, no juega, no ríe, no habla. Se las pasa sentada en el tronco de un árbol con su mirada perdida, desorientada en tiempo, espacio, y persona mientras el abusador anda libre.”

“La vida de esta niña ha sido truncada lo cual es igual o peor a que si la hubiese asesinado.”

“Ella ha tenido que entrar a su propio mundo como un mecanismo de defensa para poder amortiguar un poco el dolor y poder seguir ‘viviendo’ si es que a eso se le llama vivir.”

Aráuz Ibarra dice que situaciones como ésta se complican porque la falta de recursos sociales y jurídicos impide la denuncia del abuso. A menudo existe una dependencia económica e/u emocional y el niño o niña tiene que quedarse con su agresor en la misma casa:

“Éste muchas veces sucede en Nicaragua porque no hay un lugar especial donde trasladarlos y se les asegure la atención integral para su recuperación emocional.”

“Solamente existen centros donde son llevados temporalmente y luego tienen que regresar a su hogar y la vida se les complica. La razón por la cual muchas adolescentes se refugian en el alcoholismo, la drogadicción, la prostitución y otras optan por el suicidio.”

“Ésta es la dura realidad.”

Debido a eso, la decisión de callarse e no denunciar el abuso sigue siendo más común y así el abuso sexual infantil continúa. Los que has sido abusados también se convierten en abusadores y el ciclo continúa de generación a generación.

© 2012 Sasha A. Rae. Todos los derechos reservados.

4 Comments:

  1. Pingback: Violencia y abuso sexual contra menores, dos historias | Hij@s de Eva y Adán

  2. Gracias por compartir esta historia. Hay que romper el silencio y buscar soluciones adecuadas y eficaces. Aquí es una lista de otros artículos sobre el tema. Ahora estamos en medio de escribir un guía de información sobre qué hacer cuando un(a) niño(a) es abusado sexualmente pero tiene que quedarse con su abusador(a). Cuando lo terminamos, les informamos.

    La Pesadilla Ignorada en América Latina

    http://mentesnoconvencionales.com/2011/12/10/la-pesadilla-escondida-en-america-latina/

    Niños Heridos: Los Indicadores de Abuso Sexual Infantil

    http://mentesnoconvencionales.com/2012/03/21/ninos-heridos-los-indicadores-de-abuso-sexual-infantil/

    El Entorno de Abuso Sexual Infantil: Los Abusadores, Las Víctimas, y Los Involucrados

    http://mentesnoconvencionales.com/2012/03/27/el-entorno-de-abuso-sexual-infantil-los-abusadores-las-victimas-y-los-involucrados/

  3. Pingback: Sí o No Denunciar el Abuso Sexual Infantil: Parte Uno « Mentes No Convencionales

Leave a Reply